Qué es la Terapia de Grupo y qué te puede aportar A TI

qué es la Terapia de Grupo

Qué es la Terapia de Grupo

Quieres saber qué es la terapia de grupo, o has oído hablar de ella, pero no tienes la seguridad de que sea la modalidad idónea para ti. Tal vez piensas que la terapia de grupo es para ciertos problemas y no los tuyos, o tienes la sensación de que se progresa con más lentitud en terapia de grupo que en una individual. Respondo a tus preguntas.

Así es. Muchas personas a las que les gustaría acudir a terapia, han oído hablar de esta modalidad, pero no saben los detalles de lo que es la terapia de grupo o si sería la más adecuada para ellos: ¿Qué modalidad me vendría mejor a mí?

Tal vez la mejor respuesta puedas hallarla directamente si consultas a un terapeuta (solemos ofrecer una consulta sin cargo para resolver este tipo de dudas) o incluso a tu médico de familia. Pero si te sirvo yo, aquí estoy para intentar resolver tus dudas.

Al pensar en el concepto “terapia de grupo”, se nos suele venir a la cabeza la clásica escena de una reunión de alcohólicos anónimos en alguna película. Pero la terapia grupal no solo está indicada para grupos de personas que tratan de superar adicciones o con trastornos. De hecho, se pueden abordar en una terapia de grupo multitud de cuestiones, desde simplemente desear un mayor bienestar emocional o mejorar nuestra autoestima, hasta impulsar nuestro desarrollo personal o superar un proceso de duelo.

Vamos a revisar diversos aspectos que has de tener en cuenta para que sepas qué te puede aportar esta modalidad.

Orígenes de la Terapia de Grupo

La terapia de grupo es una técnica ya “antigua” en el campo de la Psicología. Ya antes se conocían terapias que reunían a varias personas, como los grupos de apoyo (Pratt y Lazell) o las dinámicas de grupo (Lewin); pero, como tal, la terapia de grupo irrumpió con fuerza en la práctica clínica allá por el año 1931, gracias al psiquiatra Jacob Levy Moreno, que fue quien introdujo el término “psicoterapia de grupo” y difundió esta modalidad de terapia y de la que también nació el psicodrama (en mi artículo sobre el psicodrama tienes más información).

Qué es la Terapia de Grupo: Definición

La terapia de grupo es una modalidad en la que un terapeuta reúne bajo su dirección profesional a un grupo pequeño de personas con problemáticas similares con el fin de que cada una vaya comentando sus preocupaciones o problemas y se ayuden unos a otros.

En la actualidad, la terapia de grupo es una herramienta y modalidad totalmente consolidada en el ámbito, no solo de la terapia, sino también de la Psiquiatría. Su eficacia para abordar diferentes problemas y trastornos está comprobada y sus beneficios ampliamente documentados.

¿En qué consiste la Terapia Grupal?

La terapia grupal consiste básicamente en reunir entre cinco y diez personas con el fin de formar un grupo que dialoga y cuyo objetivo es su mejora. El terapeuta es quien dirige la sesión de forma que se traten los temas más significativos para los participantes. La honestidad y la espontaneidad juegan un papel importante.

Con lo anterior, se deducen las diferencias con la terapia individual. En la terapia individual la persona solo interacciona con el terapeuta, mientras que en la grupal existen la interacción, no solo con el psicólogo o el terapeuta, sino también entre los propios participantes del grupo.

Es importante recalcar que se puede organizar una terapia de grupo cuando varios miembros de un grupo ya establecido desean o se les recomienda terapia grupal, por ejemplo, unidades familiares. Siempre que confluyan más de dos personas en una terapia, se considera grupal. Señalar también, por si queda alguna duda, que la terapia de pareja, o la familiar, han adquirido nombre propio, aunque la modalidad sigue siendo terapia de grupo.

En el siguiente artículo de la Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría tienes un excelente ejemplo de cómo se desarrolla un proceso completo de terapia de grupo enfocado en la sintomatología depresiva.

¿Qué se logra con la Terapia de Grupo?

Con el paso de las sesiones y el apoyo del terapeuta y de los demás participantes, los componentes del grupo expresan sus pensamientos, sentimientos y emociones. Además, aprenden a escuchar y comprender las de los demás, evitando juicios de valor y mejorando su capacidad de empatía. Todo ello facilita la resolución del proceso de mejora de cada uno y sus problemáticas individuales. Gracias a la interacción del grupo, los participantes también logran mejorar sus capacidades de relación interpersonal y modificar conductas y actitudes.

En el siguiente post profundizo en los beneficios y ventajas de la terapia grupal.

¿Por qué se realiza Terapia Grupal?

La terapia de grupo es eficaz en el tratamiento de problemas como la dificultad para relacionarse, la baja autoestima, la eliminación de miedos, la depresión, el duelo, el estrés, la ansiedad, y problemas de más gravedad como adicciones, trastornos, etc.

La terapia grupal puede tener muy diferentes metas, según la idiosincrasia del grupo: puede estar destinada a ayudar a las personas a estimular su crecimiento personal, a resolver conflictos, a potenciar sus habilidades sociales, a reencontrar el equilibrio emocional, a aumentar la autoestima, a eliminar adicciones, trastornos, fobias, ansiedad, depresión, etc.

Todo lo anterior puede abordarse mediante terapia individual o grupal indistintamente, aunque en muchos casos la terapia de grupo es especialmente provechosa. En la decisión de emplear una u otra modalidad hay que tener en cuenta la problemática a tratar, por un lado, y el perfil y características de la persona, por otro. A veces esa decisión parte más de la persona que del terapeuta, que simplemente suele exponer la terapia de grupo como una de las opciones.

Por ejemplo, hay problemas específicos que se tratan de una forma muy eficaz en terapia grupal, pero es posible que la persona en cuestión presente características que pueden resultar discordantes (algún otro problema añadido, dificultades que el terapeuta considere pueden impactar negativamente en la dinámica del grupo, etc.). En esos casos hay que valorar la modalidad más conveniente.

Sin embargo, hay que subrayar que la terapia de grupo es doblemente eficaz en muchos casos. El objetivo primordial es que el grupo sea en sí mismo un instrumento potenciador de cambio. La terapia grupal es tan eficaz porque la persona rompe el aislamiento, ya no se siente sola con su problema. Solamente la posibilidad de expresarlo sin miedo a la crítica y de compartir cómo se siente y cómo piensa, fomenta un alto grado de cohesión grupal que conduce a cambios más estables y sostenibles en el tiempo.

Lectura recomendada: la Terapia con Alma es una especialidad que he creado y que reúne características y beneficios de las terapias de grupo con el psicodrama, desde una perspectiva completa del ser humano, es decir, que incluye no solo sus aspectos emocional y psíquico sino también el espiritual. En el siguiente enlace te explico qué es la Terapia con Alma.

¿Qué objetivos persigue la Terapia en Grupo?

La terapia de grupo se centra en las interacciones del grupo. Permite reflexionar y compartir con los otros integrantes la experiencia propia, reconocer el malestar frente a ellos e intentar comprender las motivaciones de los demás sin juzgarlas. También ayuda a sentirse acompañado durante el proceso. El objetivo debe ser siempre atender las inquietudes y conseguir cambios positivos.

Estas son algunos de los objetivos de esta modalidad de terapia:

  • Ayudar a todos los participantes a darse cuenta de que no están solos y que problemas e inquietudes muy parecidos los tienen muchos otros. Esta toma de conciencia es un paso importante en el proceso para sanar.
  • Compartir la experiencia terapéutica, participando de manera activa para ser de ayuda a los demás. Interactuar, dar y recibir feedback.
  • Hacer todo lo posible por integrar a todos los miembros del grupo para que ninguno se sienta excluido.
  • Contar con un espacio de confianza, seguro y confidencial en el que expresar lo que causa malestar, obteniendo apoyo como respuesta.
  • Ayudar a que los participantes se relacionen con otros y con uno mismo de forma más sana.
  • Aportar soluciones, puntos de vista y perspectivas diferentes. Estar en un grupo en el que se observa un interés genuino por escuchar y comprender sin emitir juicios de valor es clave a la hora de poder expresarse honestamente.

¿Qué problemas suelen tratarse en las Terapias de Grupo?

Es cierto que hay un mayor número de terapias de grupo para ciertas dolencias o problemas. Se trata de problemáticas relacionadas con:

  • Adicciones (alcoholismo, drogodependencia, ludopatía, adicción a la comida)
  • Trastornos alimenticios, obesidad, bulimia, anorexia
  • Depresión, ansiedad, duelos (pérdida de un ser querido, rupturas, cambios o pérdidas de trabajo)

Sin embargo, existen muchas otras situaciones en las que la participación en una terapia de grupo es también habitual, por ser altamente recomendable. Por ejemplo, en casos como los siguientes:

  • Bloqueos emocionales
  • Relaciones conflictivas
  • Problemas de autoestima
  • Timidez y fobia social
  • Dependencia emocional
  • Situaciones que interfieren en el bienestar y salud emocional
  • Enfermedades crónicas o de carácter grave
  • Estrés postraumático
  • Trastornos de personalidad

Como vengo diciendo a lo largo de todo el artículo, todo aquello que se pueda tratar con una terapia individual, también se puede tratar con una terapia de grupo. Lo que hace falta es que el grupo esté conformado, nada más. Tal vez es menos frecuente ver grupos de terapia con una problemática de grado leve, como hallar el equilibrio emocional, estimular el crecimiento personal, superar crisis existenciales, etc., pero eso no quiere decir que sea menos efectiva en estos campos, sino que, de momento, hay menos demanda.

Entonces:

Para quién está indicada esta modalidad de Terapia

Las terapias de grupo, como ya he dicho, son una opción ideal para cualquier problemática y patología, aunque las más habituales suelen abordar problemas de adicciones, fobias y trastornos de la conducta alimentaria. Basta con que el terapeuta, a demanda, forme un grupo homogéneo de entre cinco y diez personas que compartan una problemática de rasgos comunes.

También son consideradas terapias de grupo las terapias familiares y terapias de pareja, en las que la unidad familiar o pareja que los requiera, se reúne con el terapeuta para solucionar conflictos.

Las terapias de grupo son también útiles en grupos de trabajo, equipos etc., de empresas o PYMES, que requieren mayor cohesión, comunicación, entendimiento, etc. Por lo general, basta con contactar con un profesional (coach, terapeuta) y exponerle las necesidades del equipo y el mismo diseñará un proceso a fin de resolver los conflictos que puedan existir.

¿Cómo sé si la Terapia de Grupo es para mí?

Prácticamente todo tipo de problemática que puede ser abordada mediante una terapia individual, puede también ser tratada en terapia de grupo.

Hay personas que, en principio, son reacias a considerar la terapia grupal, lo cual es totalmente comprensible. Posiblemente les preocupa compartir su problema con extraños, además de muchas otras dudas que seguro les asaltan.

Integrarse en un grupo cualquiera implica involucrarse emocionalmente con sus integrantes, desvelar nuestra identidad y descubrir la de “los otros”, algo muy íntimo para lo que no todo el mundo está preparado. Con la terapia de grupo, la persona gana confianza paso a paso y, cuando lo desee, podrá hablar abiertamente de lo que le preocupa en un entorno en el que se sentirá apoyada y comprendida. Sus experiencias resultarán valiosas al resto, igual que las del resto de participantes lo serán para ella.

En cualquier caso, la mayoría de las personas que han experimentado la terapia de grupo corroboran que ha sido una experiencia positiva y enriquecedora.

¿Hay algún requisito para ir a Terapia Grupal?

Como indicaba antes, hay numerosos problemas que se tratan de una forma muy eficaz en terapia grupal, pero podría ocurrir que la persona o sus objetivos terapéuticos presentasen características que podrían resultar poco compatibles con las características del grupo o con la misma terapia grupal. Por ejemplo, hay casos en los que la terapia de grupo solo es aconsejable tras haber realizado una terapia individual. También es importante que la persona se encuentre en un margen de “ventana de tolerancia emocional” normal, es decir, que no tenga ninguna patología que le impida realizar actividades normales en grupo.

Por ello, el terapeuta se encarga de estudiar esas peculiaridades con el fin de valorar si la terapia de grupo puede resultar conveniente y fructuosa para cada persona. No es que haya unas exigencias o requisitos per se para poder acudir a terapia grupal, excluyendo lo anterior (compatibilidad de problemas y objetivos). Lo que hay es una serie de características que resultarían beneficiosas si se decide participar en esta modalidad, como que la persona sienta una motivación real por realizar terapia de grupo, que se sienta comprometida con el proceso, que se muestre dispuesta a realizar tareas en grupo, etc.

También es habitual que el psicólogo trate de formar un grupo equilibrado, integrando personas con diferentes problemas, pero mismo fondo, así como diferentes grados de habilidad social, con el objetivo de que los participantes se ayuden entre sí a superar barreras. A la vez, debe conseguir que en dicho grupo nadie se sienta excluido.

Decir también que la terapia mixta, individual más grupal, suele agilizar y potenciar los resultados.

¿Vas a probar entonces la Terapia de Grupo?

Entonces, cuando decidas probar la terapia de grupo:

Una vez has encontrado terapeuta, lo que tienes que averiguar primero es si ofrece también sesiones de terapia grupal. Si es así, ten en cuenta que tal vez no las haya enfocadas a resolver tu problema o casuística particular. En cualquier caso, el terapeuta habrá de valorar tu perfil y las características de tu problema para poder determinar qué modalidad te convendría más.

Otra opción es buscar directamente grupos de terapia que pueda haber cerca de ti o grupos online. En ese caso el profesional también tendrá que valorar si tu malestar se adapta a alguno de los grupos ya formados. En caso negativo, seguramente lo tendrá en cuenta para formar un nuevo grupo una vez existan suficientes participantes.

Recuerda que puedes consultarme sin compromiso:

Características de la Terapia de Grupo

Elegir una modalidad u otra, como hemos visto, depende mucho de la persona que quiere ir a terapia. Aunque el terapeuta tendrá que valorar si es adecuado que la persona opte por la terapia de grupo, si sí lo es, al final será una elección personal, que casi siempre va en función del carácter de la persona.

Por lo demás, no se puede decir que una modalidad sea mejor que otra, pues está comprobado que ambas son eficaces y cada una tiene sus ventajas. Por eso he decidido enumerar una serie de rasgos que caracterizan a la terapia grupal y que tal vez puedan ayudarte a tomar una decisión:

Promueve el compromiso

Trabajar la toma de conciencia del malestar o problema y la toma de decisión de cambio son dos aspectos esenciales para que cualquier terapia surta efecto. Servirse de la cohesión del grupo y su impulso facilita lo anterior en los participantes.

Lo anterior se ha comprobado especialmente en terapias grupales para el tratamiento de adicciones, fobias, duelos, etc., en las que la terapia grupal contribuye a obtener mejores resultados. Se observa que el grupo da apoyo al individuo a la hora de afrontar el problema e impulso para querer resolverlo.

Se fomenta la empatía

Lo más habitual es que los grupos sean homogéneos en cuanto a la problemática. Al compartir los participantes esa problemática, es decir, que todos los integrantes están “pasando por lo mismo”, se genera empatía automáticamente, ya que todos padecen y comparten un sentir común, lo que a su vez les alivia.

Entender a los demás y sentirse comprendido genera un clima en el que nadie se siente juzgado, lo que también produce un entorno de confianza y seguridad en el que poder expresar más abiertamente.

Favorece las habilidades sociales

En el trabajo encaminado al aprendizaje y práctica de habilidades sociales, la terapia grupal es enriquecedora ya que en las sesiones a menudo se realizan tareas de resolución de problemas a nivel social. El objetivo de estas prácticas es que, una vez que ha entendido cuáles son las conductas adecuadas, cada integrante del grupo pueda trasladar a su vida cotidiana lo que practicó en un contexto grupal.

Se puede aprender de los demás miembros del grupo

Al estar en contacto con otras personas que comparten los mismos problemas, se abren para la persona opciones diferentes a las que tendría en una terapia individual. En la terapia de grupo puede tomar conciencia de otros puntos de vista, compartir experiencias y dudas, buscar soluciones diferentes y contrastar resultados. Todo ello, además, fomenta la cohesión del grupo, que se hace más fuerte.

La tarifa de las sesiones

No hay que olvidar que las tarifas de terapia grupal son más económicas que las sesiones individuales.

Conclusión

A la hora de decidir la modalidad que deseamos para nuestra situación particular, es importante tener en cuenta la opción de la terapia de grupo y también la mixta.

Pero todavía más importante que la modalidad es informarse sobre qué tipo de profesional puede adaptarse mejor a tu problemática concreta, ya que los diferentes profesionales tenemos distintas orientaciones tanto clínicas como teóricas. Hay métodos más indicados para unas cosas y métodos más oportunos para otras. En cualquier caso, yo te recomendaría que vieses el artículo en el que te doy 9 consejos para elegir un buen terapeuta.

Como verás en ese artículo, la modalidad (terapia individual o grupal, online, presencial o mixta…) es solo uno de los factores que nos tenemos que plantear antes de encontrar a un profesional que pueda atender nuestras necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.