Objetivos del Psicodrama: ¿Cuál es su finalidad?

Objetivos psicodrama

¿Qué objetivos persigue el Psicodrama?

Los Objetivos del Psicodrama son variados. El Psicodrama o terapia psicodramática es una relación de ayuda entre el terapeuta psicodramatista y otra u otras personas en la que el especialista emplea técnicas de acción (vs pensamiento) que involucran al mismo tiempo todas las esferas de la psique de la o las personas. Estas técnicas de acción suelen involucrar la escenificación o dramatización y la representación de papeles o roles, como si de un teatro se tratara. De ahí los términos “psicodrama”, “psicodramatista” y terapia “psicodramática”.

El principal objetivo del Psicodrama es ampliar el bienestar y hallar el equilibrio personal y la armonía, a través de la libertad de elección de los cambios personales a realizar. El terapeuta, con la ayuda y colaboración de la persona que acude a consulta, consigue lo anterior facilitando, primero, el autoconocimiento y después, la resolución de conflictos internos. El psicodramatista promueve también que la persona tenga más y mejores recursos para afrontar y superar la situación de malestar y el sufrimiento.

En el siguiente enlace tienes respuesta a algunas Preguntas Frecuentes sobre el Psicodrama.

Si bien es cierto que el Psicodrama lo idea Levy Moreno a partir de la terapia de grupo, pues el fin que buscaba el creador era modificar los patrones rígidos de relación con los demás y con uno mismo, también es verdad que se puede llevar a cabo una terapia psicodramática perfectamente con una sola persona, ya que lo que se ofrece, principalmente, es la posibilidad de experimentar, mediante la dramatización, alternativas a la propia realidad.

La grupalidad aporta muchos beneficios, eso sí, puesto que la complejidad y diversidad de sentidos que aporta el grupo puede ser un importante catalizador del cambio, gracias a la capacidad de resonancia grupal. Sin embargo, aunque el grupo aporta y puede llegar a ser transformador, no es indispensable si no se dispone de uno.

Cuando alguien decide emplear el Psicodrama o terapia psicodramática, lo hace con una serie de objetivos en mente. Estos son algunos de los principales:

  • Hacer aflorar la autoconciencia de la persona y su autoconocimiento
  • Identificar y desarrollar sus recursos, es decir, promover su capacidad de crecimiento
  • Hacerle consciente de su capacidad de autorregulación, para dar forma, estructurar y separarse de los estados desregulados
  • Apoyar a la persona en el alineamiento de la perspectiva de su vida con sus propios valores
  • Fomentar la comprensión y la ampliación de la percepción de opciones de la persona y su conciencia de la responsabilidad
  • Integrar partes separadas, para estabilizar y armonizar la estructura psicológica y para liberar los bloqueos e inhibiciones
  • La psicoterapia humanista, enfoque del que proviene el psicodrama, tiene como una de sus finalidades fomentar la vitalidad y creatividad de la persona
  • Ayudar a la persona a sentir, definir, proteger, expandir su identidad y sus límites

El psicodrama tiene otros objetivos como los siguientes:

  • Promover el autoconocimiento, la resolución de conflictos internos o el bienestar con objeto de reencontrar el equilibrio personal y emocional
  • Darse cuenta de los propios pensamientos, sentimientos, motivaciones, conductas y relaciones.
  • Entrar en contacto con emociones y pensamientos que no suelen tener cabida en nuestra rutina y, gracias a ello, conseguir un entendimiento real de situaciones concretas que pueden estar limitándonos. El Psicodrama y sus técnicas pueden aplicarse tanto a situaciones pasadas que han podido dejar heridas, como a situaciones angustiantes futuras que nos generan ansiedad.
  • Mejorar la comprensión de las situaciones, puntos de vista de otras personas, de nuestra propia imagen o acciones que realizamos o realizan sobre ellas. Hay técnicas derivadas del psicodrama que nos permiten ver la perspectiva del otro, por ejemplo, en relación a un conflicto presente, pasado o futuro. Experimentar el punto de vista de otra persona nos ayuda a entender sus motivaciones y a ser más empáticos.
  • Investigar y descubrir nuevas respuestas y alternativas, que nos lleva a ser conscientes de nuestra propia capacidad de elegir opciones de conducta y pensamiento más funcionales y adaptativas.
  • Entrenamiento en habilidades. Ensayar, aprender o prepararse para representar las conductas o respuestas que se encontraron más convenientes. Algunas técnicas del Psicodrama nos enseñan a adoptar nuevos roles, con el propósito de provocar una catarsis en nosotros o de vivenciar otras posturas y conductas para comprenderlas mejor.

Finalmente, otro de los objetivos del psicodrama es ayudar a la persona a crear un camino de vida pleno y significativo, pero, además, empleando la Terapia con Alma, yo intento orientar a la persona para que realice reflexiones y saque conclusiones verdaderamente propias, sin ser influidas por elementos o personas externas a él o ella y, especialmente acompañarla en su búsqueda de un significado personal, que pueda dar a su vida un carácter centrado, claro, con dirección y fundamento.

Recuerda que, si no vives en Bilbao o alrededores, puedo adaptarme a tus necesidades mediante terapia online, que es igual de eficaz que la presencial. Consúltame o solicita tu sesión gratuita mediante el formulario de debajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.