Diferencias entre Terapia Presencial y Online

Diferencias entre Terapia Online y Terapia Presencial

Diferencias entre Terapia Online y Presencial

Si la terapia online ya estaba creciendo a finales de la década pasada (2010s) a raíz de la pandemia del Covid-19, todavía ha crecido más. Pero, ¿qué diferencias hay entre la terapia online y la presencial? ¿Es mejor una que otra, y cuál? Aquí doy respuesta a tus preguntas.

Si has llegado hasta aquí es porque te interesa saber qué aspectos de la terapia online pueden afectar o diferenciar a esta modalidad de la terapia presencial. No te vayas todavía, pero aquí te dejo un post que escribí sobre qué es la terapia online y algunas cosas importantes que debes saber.

La diferencia más obvia entre ambas modalidades es el medio por el que se comunican terapeuta y cliente o paciente. Pero es posible que también hayas deducido por ti mismo que en realidad las diferencias entre la terapia a través de medios telemáticos o a distancia y la presencial, son derivadas precisamente de eso, del canal a través del que se ejerce. Por ejemplo, una de las diferencias obvias es que en terapia online, no hay que desplazarse. Aquí te lo explicaré detalladamente.

En otro post muy interesante respondo a una pregunta que tal vez te estás haciendo: Pero, ¿es realmente o igual de eficaz la terapia online que la presencial? Pues así lo indican numerosos estudios realizados desde principios de los años 2000. En ese post te doy todos los detalles.

El crecimiento de la Terapia Online

Hasta el año 2020, la terapia online había experimentado un gran crecimiento, paralelo con el crecimiento de las tecnologías en general. Además, la falta de tiempo y otros factores, fomentaban el uso de medios telemáticos y a distancia en este, como en muchos otros ámbitos.

Durante la pandemia esta progresión se aceleró. Según muchos medios de comunicación como La Vanguardia, la terapia por vía telemática o a distancia creció durante el confinamiento en España más de un 200% y en la actualidad, hacer terapia online, ya no es una elección sino una necesidad.

Ante el prolongado encierro de principios de 2020, muchos profesionales tuvimos que recurrir a medios online para poder atender el creciente número de pacientes que reclamaban nuestra ayuda.

Se disparó el uso de Skype y plataformas de videoconferencia, el uso de las redes sociales y plataformas de televisión digital bajo demanda como Netflix. Pero también se disparó la necesidad de poder continuar procesos de terapia o comenzar nuevos, por lo que los terapeutas tuvimos que “ponernos las pilas”.

A continuación te explico las principales diferencias que podrías encontrar a la hora de elegir una terapia online vs presencial, algo que te resultará muy útil a la hora de saber qué puedes esperar de este tipo de servicios y que, además, puede ayudarte a escoger entre una modalidad u otra. Como decía más arriba, las diferencias se deben, más que nada, al canal por el que se ejerce, pero ten también en cuenta que la terapia online tiene múltiples ventajas respecto a la presencial, aunque muchas personas prefieren “el cara a cara”.

Vamos allá.

Diferencias entre Terapia Online vs Terapia Presencial

Llamamos terapia online a todo tipo de terapia que se ejerce de forma telemática o a distancia. Generalmente la terapia online se lleva a cabo a través de videoconferencia, aunque dentro de la terapia online también podríamos incluir la que se ejerce por vía telefónica, cada vez menos frecuente.

Hay bastantes diferencias entre la terapia online y la terapia presencial, aunque una de ellas NO ES acerca de su eficacia: la investigación Las mejores prácticas de la terapia online, publicado en Journal of Technology in Human Services, concluye que la terapia online es eficaz, sin apreciar diferencias significativas en relación a la presencial. Igualmente, la investigación Telepsicología y videoconferencia: problemas, oportunidades y una guía para los psicólogos, publicado en Australian Psychologist, apoya las conclusiones de la anterior y además refleja que no hay diferencias significativas entre la alianza terapéutica desarrollada en terapia presencial y la obtenida en teleterapia.

Por tanto, en este aspecto, la eficacia, no hay ninguna diferencia entre terapia online y presencial.

Dicho lo anterior, veamos las diferencias principales:

El medio o canal en que se lleva a cabo

Como decía más arriba, es la diferencia más obvia. La terapia online se lleva a cabo a través de vía telemática (videoconferencia generalmente) mientras que la presencial es cara a cara personalmente.

La terapia por medios telemáticos implica que el cliente ha de poseer conexión a internet, un dispositivo y un mínimo de conocimientos tecnológicos para poder conectarse, mientras que asistir a sesiones presenciales de terapia no requiere de ninguna de estas cosas.

El medio telemático puede resultar más frio que el presencial para algunas personas, ¡incluidos los propios terapeutas!

Mayor oferta: hay miles de terapeutas online

Ciertamente, mientras que, si optamos por la terapia presencial, nos tenemos que ceñir a un puñado de posibles terapeutas y kilómetros a la redonda, la oferta es mucho mayor si elegimos la terapia online vs terapia presencial, puesto que, al optar por medios telemáticos, eliminamos toda barrera geográfica y podemos elegir terapeutas que no tienen que ser cercanos, encontrar terapeutas mucho más especializados etc.

Igualmente, la terapia online puede llegar hasta el último rincón de un país siempre y cuando haya una conexión a internet, mientras que hay muchas personas que necesitan apoyo que viven en lugares aislados, mal comunicados, despoblados o alejados de un terapeuta.

El desplazamiento

En las sesiones de terapia presencial, naturalmente, hay que acudir a consulta. Dependiendo de cada persona, esto resultará más o menos esfuerzo. Para personas mayores, con capacidades limitadas para moverse, u otras dificultades para desplazarse desde luego, la accesibilidad es mucho mayor en las consultas y procesos de teleterapia, en que no es necesario desplazarse.

Recuerda que puedes consultarme de forma gratuita y sin compromiso. Trataré de contestarte lo antes posible.

La planificación y flexibilidad horaria

Optar por una terapia por medios telemáticos en lugar de presencial facilita la planificación ya que es más fácil hacer que la terapia encaje en nuestros horarios, ya que nos estamos ahorrando el tiempo de desplazarnos tanto en la ida como en la vuelta.

También, y sobre todo en el caso de terapias de grupo, es mucho más fácil planificar que todos los clientes o pacientes asistan a una sesión por medios telemáticos que presencialmente.

La intimidad / privacidad

Aunque ya no tanto como antes, no solo existen ideas falsas sobre la terapia online, sino que además todavía existen prejuicios y mitos cuando se trata de a acudir a terapia. Mucha gente, dado que ahora la opción existe, prefiere asistir a la consulta de terapia desde la intimidad de su despacho o de su propia casa, mejor que tener que “aparecer” por consulta. Hay personas que prefieren esa especie de “anonimato” e incluso la sensación de seguridad que brindan los medios telemáticos frente a lo presencial.

En el caso de la terapia presencial, sin embargo, tiene la ventaja del trato cara a cara, que a muchas personas les resulta más cercano.

El entorno

La familiaridad en el espacio cuando se elige una terapia online hace que algunas personas se sientan más relajadas durante las sesiones, evitando que se encuentren nerviosas o a la defensiva. Para otras personas, sin embargo, el entorno no supone grandes diferencias.

Es habitual que, sobre todo en sesiones iniciales, la persona sienta una cierta inquietud o ansiedad al acudir por primera vez a una consulta de terapia de forma presencial. Esta sensación se puede reducir bastante cuando se trata de un entorno familiar como la propia vivienda.

Conclusión

Lo realmente importante es saber cuándo acudir a un terapeuta y qué beneficios nos puede aportar en nuestro día a día ir a terapia, porque, en definitiva, teniendo en cuenta que la eficacia de ambas es la misma, elegir una u otra modalidad se convierte en simplemente una elección personal basada en las preferencias de cada uno cuando se trata de apreciar las diferencias entre terapia online y terapia presencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.